¿Una oportunidad para Somalia?

Sudáfrica pondrá en marcha este mes una tentativa para evitar la inminente catástrofe humanitaria en Somalia. Aprovechando su presidencia en el Consejo de Seguridad de la ONU, Sudáfrica prevé una serie de negociaciones sobre los conflictos de Sudán, Chad y Congo, y sobre el papel de las organizaciones regionales, como la Unión Africana, en el mantenimiento de la paz y la resolución de conflictos. El Presidente Thabo Mbeki presidirá una sesión especial el 17 de abril junto con el líder sudanés y otros jefes de estado.

 

No obstante, después de los informes de varias ONGs, las expectativas se están centrando en un impulso sobre Somalia que incluya una nueva resolución que pueda detener la herida. De acuerdo con el Responsable para África de Human Rights Watch (HRW), “el consejo ha fracasado en no actuar y detener los abusos sobre los civiles”. Y añade lo que espera de la nueva resolución en cuatro aspectos: que mejore la seguridad y la protección de los civiles, que afronte las responsabilidades y acabe con la impunidad de los grupos armados, que promueva un proceso de diálogo político y que mejore el acceso de la ayuda humanitaria. Para HRW, Somalia es una de las crisis humanitarias más duras y más olvidadas del mundo.

 

La situación de urgencia se ha visto acrecentada por los temores de la estrategia de occidente en el Cuerno de África. Refugees International, una agencia con sede en Washington, alertó esta semana que los ataques aéreos intermitentes e inadecuados de Estados Unidos en su “guerra contra el terror”, lanzados sobre supuestos objetivos de Al-Qaeda, estaban radicalizando las posturas locales y socavando el trabajo humanitario.

 

Unas críticas similares ha recibido el desproporcionado e indiscriminado uso de la fuerza sobre los civiles por parte de las tropas etíopes, que derrocaron un régimen islamista en Mogadiscio a finales de 2.006 con el apoyo de Estados Unidos.

 

En todo esto reside el problema. Un reciente informe del Secretario General de la ONU, habla de una posible oportunidad para acabar con el conflicto. Pero Ban Ki-moon es muy cauteloso ante la posibilidad de desplegar una fuerza de paz en el país, considerando que deben existir unas mínimas condiciones de seguridad y un diálogo político más creíble. Esta es la titánica labor que se han propuesto los diplomáticos sudafricanos.

 

Información extraída de The Guardian.  

 

Ver noticia relacionada:
El Consejo de Seguridad de la ONU no puede ignorar los abusos en Somalia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: