El pésimo estado de la sanidad en Sierra Leona

El Dr. Dominic Weellah, trabaja en una clínica situada a más de 200 kms al oeste de Freetown, la capital sierraleonesa. Cuando la gente va a visitarle a causa de algo que no sea diarrea o malaria, el doctor no puede hacer otra cosa que suministrarles un placebo y enviarles a casa. “Si uno está realmente enfermo lo mejor que puede hacer es morirse o ir hasta Freetown. Incluso en el caso de que un paciente pueda hacerlo las facilidades allí no son mucho mejores”, afirma.

En efecto, de acuerdo con la agencia de noticias de la ONU, la situación en Freetown es pésima. En el primer piso del Hospital Princess Christian sólo se dispone de agua corriente una hora al día. En ese periodo el personal del hospital intenta llenar tantos cubos como sea posible. Los contenedores de plástico se alinean a lo largo de los pasillos del centro. Tampoco disponen de los instrumentos más básicos para atender una operación, de modo que los pacientes deben traer sus gasas, vendas y parte del equipo.

La principal causa de muerte en el hospital es la hemorragia. El centro no dispone de un adecuado banco de sangre, tan sólo del tipo 0+. De hecho, cuando los pacientes necesitan una sangre diferente deben llevar a alguien que pueda proporcionarla.

La situación en Sierra Leona no ha sido siempre esta. Los datos de 1.970 muestran que miles de personas usaban la sanidad pública cada año. Sierra Leona era reconocida por disponer de las mejores posibilidades quirúrgicas del continente. Pero hoy, tras la devastadora guerra sufrida entre 1.991 y 2.002, la esperanza de vida es de 41 años y el país ocupa los últimos puestos del planeta de acuerdo con los indicadores de desarrollo humano de la ONU.

Los médicos, los administradores del ministerio de salud y el personal de la ONU no son capaces de afirmar cuál es el presupuesto que el Estado destina a la sanidad. “Incluso si estuviera escrito”, afirma un médico, “no es lo que recibimos, casi siempre nada”.

De acuerdo con un informe público de 2.007 uno de los problemas es la corrupción, pero no el único. Los altos precios de la sanidad pública son un obstáculo para la población. Una investigación de Médicos Sin Fronteras (MSF) en 2.006 demostró que sólo uno de cada tres sierraleoneses hacían uso del sistema de salud al enfermar. En teoría, aquellos que de verdad no pueden permitírselo disponen de un sistema de exención pero MSF demostró que en la realidad los pobres siguen siendo excluidos.

Pero incluso si llegara el dinero para reconstruir el sistema sanitario del país, existe un problema adicional que es la falta de personal capacitado. La ONU estima que tan sólo existen 65 médicos en un país con una población de 5 millones, la mayoría en el medio rural.

Información extraída de Irin News.

2 respuestas a El pésimo estado de la sanidad en Sierra Leona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: